Ya decía yo que ese coño no era un coño