Una aguja atraviesa su clítoris