Salto del acantilado acaba muy mal