Ruleta rusa termina en tragedia