¡Qué gesto tan romántico!