Pisotear el fetiche hasta aplastarlo