Pidió un dildo y le enviaron unos tacones