Menú del día: Sandwich de coño