Menos mal que existen las duchas