La peor y más rara pillada de la historia