Hagamos un trato con el señor