Ese coño podría apagar fuegos con su chorro