El ser humano como siempre es extraordinario