El negro ya tenía la gran polla preparada