El Monopoly puede ser un juego de sexo

top