Dos es siempre mejor que uno