Cuento con tu garganta profunda y aspera