Cuando un consolador ya no es suficiente