Cuando las ganas de follar aprietan… no hay tiempo que perder