Clavarse la mano a la mesa, todo un arte

top