Bdsm, perforaciones y mucha droga